Cuatro Mosqueteras

A quienes llevan muchos años en su oficio a veces les preocupa el relevo generacional. Ya sea porque sientan que viene la ola nueva para empujarlos a los rincones más lejanos, o porque consideren que es su deber colaborar en la capacitación de los que vienen detrás. El sistema medieval del aprendiz y el maestro siempre me ha parecido más adecuado para el terreno de la traducción que el de profesor y estudiante típico de la universidad. Aprender a traducir requiere un trabajo minucioso sobre los detalles, un nivel de carpintería (o artesanía) que en el esquema universitario es difícil de alcanzar. Creo que por eso durante buena parte de mi vida profesional he dado clases, talleres sueltos, conferencias; he dirigido tesis y me he sentado a hablar con muchos traductores en ciernes.

Y suele suceder que en congresos, foros de discusión y talleres uno coincide con otras personas que piensan igual, y entabla un diálogo con ellas que a veces no pasa de una sabrosa y nutritiva conversación, o que se extiende al terreno de la diatriba o el desahogo intergeneracional. Y pocas, muy pocas veces, encuentra uno a alguien que pone la pelota en movimiento y lo que empieza como un va y viene amistoso acaba en una avalancha de planes y compromisos.

Hace unos meses, al volver de un congreso de traductores en los Estados Unidos, fui amablemente “reclutada” para formar parte del equipo a cargo de desarrollar un libro de redacción en español, y mi papel era buscar textos literarios, pero también no literarios, para mostrar la buena redacción en acción, la gramática vivita y coleando. Era un proyecto planeado fundamentalmente para el público hispanoparlante de los Estados Unidos, cuya formación en lengua española era una de esas preocupaciones de este equipo de traductoras veteranas. ¿Por qué? Porque muchas veces un dominio apenas mediano de una segunda lengua puede llevar a que alguien proclame que puede traducir, que es bilingüe y se defiende perfectamente en dos idiomas y sus respectivas culturas. Lastimosamente, en muchos casos, muchísimos, no es así.

Durante meses este colectivo, que terminó llamándose “Cuatro Mosqueteras”, se reunió virtualmente, afinó ideas, descartó facetas y opciones, y terminamos lanzando un blog con el objetivo de blandir la pluma al rescate de la buena expresión en español en los Estados Unidos.

Portada 4mosqueteras

Aquí encontrarán los primeros lances de estas espadachinas:  http://www.4mosqueteras.com/

4 comentarios en “Cuatro Mosqueteras

    1. ¡Gracias por los buenos deseos, Carlos! De hecho, las Cuatro Mosqueteras estamos trabajando también en llave con un grupo de correctores de español en EEUU (de la Asociación de Freelancers Editoriales), en un esfuerzo por lograr que se le de más importancia a esa etapa del proceso tanto en las editoriales como en todas las instancias de producción de textos. ¡Vamos a ver cómo sigue el avance!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *