Archivos de la categoría Uncategorized

La mente expandida – Congreso San Jerónimo 2017 OMT

¡Ya viene! ¡Ya empieza!

  

Bienvenidos los ponentes:

Patricia Aguilar, Michele Arriola, Michelle Bardales, Philip Boehm, Claudia Cabrera, Ioana Cornea, Marcela Cortez, Victoriano De la Cruz, Chris Durban, Miguel Duro Moreno, Helen Eby, Sylvia Falchuk, Luis Raúl Fernández, Berenice Font, Carlos Fortea, Annie Hernández, Ana Lucía López Ángela Mariscal, Antonio Martín, Alma Martínez, Lucrecia Orensanz, Palabras Mayores (Xosé Castro, Jorge De Buen, Alberto Gómez Font y Antonio Martín), Frank Pool , Angélica Ramírez  , Norma Rendon, Tony Rosado, Lawrence Schimel, Sina Schmelter, Sandra Tapia, Valeria Téllez, Miguel Vallejo, Arturo Vázquez, Alfredo Villegas, Nadia Volonté, Patrick Weill.

En plenos preparativos:

 

Gracias a los patrocinadores:

Y muy especialmente a:

Dos grandes del boom en versión gráfica

Pertenezco a una generación de colombianos que siempre ha tenido una relación difícil con Gabriel García Márquez. Somos contemporáneos de la publicación de los libros que levantaron su fama, y víctimas de la obsesión macondiana de los profesores de literatura en el bachillerato, al recibir el Nobel en 1982. No sé cómo serían las cosas entre los costeños, pero los del interior, y los bogotanos en particular, le guardábamos un tenue rencor adicional por la forma en que retrata a la ciudad y sus habitantes.

A pesar de eso, creo que todos los que nos lanzamos a escribir en la adolescencia pasamos por un coqueteo obligado con el realismo mágico garciamarquiano, con el desdibuje poético de Maqroll el gaviero, y la mayoría huimos corriendo de ese terreno. En muchas entrevistas, esos compañeros de generación que se hicieron escritores, sostienen que en su trayectoria literaria hicieron su camino procurando distanciarse de GGM, y algunos incluso se han referido al freudiano asunto de haber “matado al padre”. Mi opinión es que quizás no nos sentíamos como peces en el agua en esos macondos, sino repitiendo fórmulas, y ese estilo y esa mirada no nos permitían narrar lo que queríamos o podíamos narrar. En mi caso particular, casi todo lo que leí de GGM fue durante mi época de colegio. De ahí en adelante hice lo posible por evitarlo.

Admito que es muy posible que el resentimiento general haya estado avivado por las tendencias políticas de GGM, tan amigo de Fidel, tan cómodamente exiliado en México, tan amnésico a la hora de acordarse del pueblo de su infancia y tan presto a criticar la situación en Colombia. La combinación de esas cuatro cosas con seguridad le granjeaba odios y animadversión.

Y de repente, me enteré de que había muerto. Yo estaba presidiendo la división de traductores literarios de la American Translators Association, y me di cuenta de que tendría que escribir algo sobre él para la revista trimestral de la división.

Sigue leyendo Dos grandes del boom en versión gráfica